Las criticas del defensa se centraron especialmente en lo que el consideró una provocación “física” y “mental”, cuando el juez central, el estadounidense Mark Geiger, pitó un penalti a favor de Inglaterra por lo que él consideró una falta de Carlos Sánchez sobre Harry Kane.

Citado por Independent, Stones dijo:

“El juego fue muy extraño. Es el equipo más sucio con el que me he enfrentado, con respecto a cuando ganamos un penalti, rodeando el árbitro, presionándolo, el cabezazo que todos ustedes vieron, parándose en el punto del penalti y a lo lados, cosas sobre las que ustedes, estoy seguro, no escucharon”.

El artículo continúa abajo

El cabezazo del que habla Stones es el de Wílmar Barrios al inglés Jordan Henderson, que le costó una tarjeta amarilla al colombiano. Pero el citado medio británico dice que también hubo acciones de los ingleses que se fueron en blanco, como la simulación Harry Maguire en el área de Colombia y el encontrón de Henderson con Yerry Mina.

Por otra parte, el analista arbitral José Borda, que comenta los partidos para Caracol Radio, criticó el trabajo del árbitro Geiger, y dijo que si bien sí considera penalti el contacto de Sánchez sobre Kane, afirma que tuvo un muy mal manejo del partido.

Citado por Futbolred, el experto arbitral dijo:

“El árbitro no influyó directamente en el resultado del partido, pues para mí sí es penalti la jugada en la que Carlos Sánchez sujetó a Harry Kane. Pero tuvo un mal trabajo en cuanto al manejo del partido”.

Además, dijo que el árbitro no fue “coherente” con la valoración de las faltas, ya que dejó de amonestar a 3 jugadores ingleses por diferentes motivos, mientras que a los colombianos “sí les pitó todo”.

De igual manera, luego de la trasmisión del partido, el martes pasado, Iván Mejía, en Caracol Radio, se refirió a Geiger como “un paquete gringo”. Allí borda le dijo que el juez no estuvo a la altura del juego.