Japón y Colombia vuelven a coincidir en la fase de grupos de un Mundial. En Brasil 2014 Colombia ganó con claridad (4-1) al cuadro nipón.

“En comparación a Brasil, los jugadores colombianos son ahora más maduros por lo que creo que es ahora más potente que entonces y con jóvenes buenos, además. En el partido de hace 4 años, en Brasil, nosotros teníamos que tomar riesgos porque era el último de la fase de grupos y teníamos que ganar. Aquí no pasa eso, es el primer partido y el planteamiento es diferente. Creo que podemos resarcirnos”, comentó Hasebe.

El capitán destacó que “el equipo está bien actualmente. Tuvo algún lesionado pero ahora estamos bien, unidos, compactos y creo que el martes podremos buscar nuestra calidad como equipo. Queremos tener confianza en nosotros mismos”.

Hasebe recuerda las dificultades que ha padecido Japón con un cambio de seleccionador dos meses antes del Mundial. “Cambiamos de entrenador y no hemos tenido tanto tiempo de trabajo. Tuvimos que construir el equipo desde entonces pero estamos bien preparados”, indicó.

“Colombia es un rival difícil, organizado, correoso y el entrenador José Pékerman lleva mucho tiempo y saben lo que tienen que hacer. Va a ser un partido difícil”, destacó.

El artículo continúa abajo

Hasebe no ve puntos débiles en su rival. “No podemos encontrar debilidades en Colombia. Es un equipo equilibrado con muchas cualidades y si hubiera alguna debilidad, no la diría ahora justo antes del partido”, manifestó.

Por su parte, el seleccionador japonés Akira Nishino aseguró que su equipo “saldrá a disputar el control del balón” al combinado de José Pékerman y precisó que no piensa en un marcaje al hombre para detener a James Rodríguez.

“Queremos ser ambiciosos desde el principio, ir por el partido, tomar la iniciativa. Colombia es un equipo muy organizado y ofensivo, circulan el balón muy bien y con un remate excelente. Trataremos de imponer nuestro ritmo y tomar la iniciativa, no ser solo reactivos”, explicó en conferencia de prensa en el Mordovia Arena de Saransk.

“Por supuesto, en algunos momentos tendremos que defender, pero nos gustaría también aprovechar las oportunidades jugando a la contra cuando lo necesitemos. Tenemos confianza para mantener el control del balón contra Colombia”, añadió.

Sobre James Rodríguez, Nishino apuntó que “es el símbolo de este equipo; un jugador que se desmarca bien y crea oportunidades y es muy difícil controlarlo”.

Nombrado a mediados de abril, tras el despido del franco-bosnio Vahid Halilhodzic, Nishino admitió que no ha dispuesto de mucho tiempo para preparar la cita mundialista, al contrario que su rival:

“Pekerman ha tenido cuatro años para prepararse y yo he tenido unas semanas. La diferencia es grande”.