Preguntado sobre qué sería capaz de hacer con tal de ganar la final de Rusia 2018, el jugador del Barcelona respondió:

 “Pagaría cualquier cosa por lograr el triunfo, la victoria de mi país, Croacia… Sí, definitivamente colgaría las botas el mismo lunes si ese fuese el precio por ganar la Copa”.

Aunque no lo voy a hacer”, matizó rápidamente con una gran sonrisa.

Rakitic aseguró que pese a que la final será su partido 71 de la temporada, habrá energía suficiente para jugar la final y que a dos días del gran duelo no puede “tener mejores sensaciones como croata”.

El artículo continúa abajo

“Cuando decidí jugar internacionalmente por Croacia, tienes sueños y quieres jugar una final de un gran torneo. Ahora ese sueño se ha cumplido”, añadió el mediocampista nacido hace 30 años en Suiza, país en el que se refugiaron sus padres huyendo de la guerra en los Balcanes a principios de la década de los años 1990.

Es un partido histórico, el más grande de nuestras vidas. Tenemos que darlo todo y tener un poco de suerte para tener el resultado que queremos”, destacó.

“Solo hay que ver la alegría de la gente en Croacia, ese orgullo, esa unidad… (Este partido) No es cosa de 23 jugadores, un entrenador y su cuerpo técnico, sino que concierne a los 4,5 millones de habitantes de Croacia”, argumentó.

“Si hubiese un estadio con capacidad para 4,5 millones de espectadores, el domingo se llenaría”, aseguró.

Cuestionado por el hecho de que un pequeño país dé tan buenos deportistas y sobre todo equipos tan competitivos en diferentes deportes, Rakitic aseguró que “cuando te pones la camiseta de Croacia te transformas en otra persona”.

Del rival, Francia, destacó que “es un equipo muy fuerte con fantásticos jugadores”, que no existe un sentimiento de revancha en los croatas por la derrota ante los Bleus en las semifinales del Mundial 1998 y admitió haber hablado con su compañero francés en el Barcelona, Samuel Umtiti.

Hablé brevemente para desearnos suerte mutuamente, pero nada más, porque los dos queremos la Copa”, explicó.

También defendió que el premio al mejor jugador del torneo debería ser para su compañero Luka Modric. “Creo que el premio debería ser para un croata y nuestro capitán es el que más lo merece… aunque lo que más deseamos el domingo es ganar la final”.