Según el medio británico The Sun, el instante pasó ‘de agache’ para las cámaras de televisión, que estaban concentradas en la celebración de los croatas. Sin embargo, fue claramente registrado por un aficionado que estaba en las tribunas del estadio Luzhnikí.

El artículo continúa abajo

Las imágenes muestran que mientras los croatas se reunieron fuera de los límites del campo de fútbol para abrazarse por el gol de Mario Mandžukić, los ingleses pusieron el balón en punto del centro del campo y 3 de sus delanteros se dirigieron corriendo hacia la portería croata, defendida en solitario por el golero Danijel Subašić.

Pero el árbitro del partido no tuvo en cuenta la jugada de los ingleses e invalidó todos sus movimientos, y con ellos, las esperanzas de los británicos de empatar pronto el partido y forzar los disparos desde el punto penal para definir el finalista.

El citado medio británico recuerda que, según las reglas de la International Football Association Board (IFAB), todos los jugadores, menos el que hace el saque inicial, deben estar en su propia mitad de la cancha para empezar el partido, por lo que el “truco descarado” de los ingleses estuvo siempre fuera de lo legal.