No obstante el impacto anímico por la tragedia de haber perdido a su familia, Gilberto buscó ayuda profesional, se repuso un poco (el accidente fue en abril) y decidió viajar solo a Rusia como un homenaje a su esposa (de nacionalidad argentina) y sus dos hijos, informa La República de Perú.

El diario argentino Clarín destaca que Martínez, de 41 años, no estaba en la camioneta que el pasado 28 de abril recibió el impacto de un vehículo todoterreno que transitaba con exceso de velocidad y conducido por un joven de 21 años en Delray Beach, Florida, EE. UU., lo que les quitó la vida a Verónica (42 años), Mía (6 años) y Diego (8 años), y a un hermano de Verónica, que también murió en ese accidente.

Gilberto decidió cumplir el sueño de sus hijos y su esposa, todos fanáticos del fútbol, de la selección mexicana, del arquero Ochoa y de Messi, viajó a ver el Mundial en Rusia, tal como lo había planeado con su familia, recoge ESPN Deportes.

El artículo continúa abajo

Como si fuera un ‘regalo del cielo’, el primer partido que Martínez vio fue el que México le ganó por 1-0 a la campeona Alemania y durante el cual Gilberto lució una camiseta con los nombres de su esposa e hijos en la espalda y los 3 Fan ID que pertenecen a sus tres seres queridos.

El hombre les regaló los tiquetes y las entradas a dos amigos suyos, que también lucieron las camisetas:

“El partido de México fue terrible. Día del Padre. Era muy difícil. Era el momento de llegar, de vivirlo, de pensar en ellos. Hubo momentos muy fuertes, el momento del gol, el himno, cuando termina el partido. Drené mucho y saqué mucho. Este es un viaje que cada momento tiene un recuerdo”, dijo, citado por ESPN.