“Hubo mucha agitación alrededor de ese malentendido y de esa broma desafortunada, con un beso en la mejilla que se ha convertido en una agresión sexual”, declaró el aficionado, grabado mientras estaba hablando en una videoconferencia con la periodista.

El hombre explicó que había apostado con un amigo a que sería capaz de besar a una periodista mientras estuviera en una intervención televisiva en directo. El hecho duró unos segundos y tuvo lugar el miércoles en Saransk.

Tras comprobar que el video alcanzó un impacto mundial, el hombre contactó con la cadena Deutsche Welle para disculparse. La televisión alemana, que grabó las disculpas del hombre hacia su periodista, puntualizó que “no quiso dar su nombre”.

El artículo continúa abajo

“Expreso mis disculpas más sinceras. He actuado sin pensar y no pensaba que esto suscitaría confusión y provocaría este impacto”, dijo el hombre directamente a la periodista colombiana.

“Lo que ocurrió es inaceptable e irrespetuoso pero (…) acepto sus disculpas”, le respondió González Theran.

Lea también: ¿Hubo o no acoso a periodista colombiana en transmisión del Mundial?

La periodista trabaja en el servicio en español de la cadena Deutsche Welle y estaba haciendo un directo cuando un hombre con una gorra irrumpió de repente, agarró a la periodista, le tocó un pecho y le besó en la mejilla, antes de abandonar rápidamente el lugar.

“Agresiones de ese tipo no son aceptables. Todos debemos comprometernos para que los mujeres periodistas puedan hacer su trabajo durante los grandes eventos deportivos”, reaccionó Ines Pohl, redactora jefe de Deutsche Welle, calificando el gesto del aficionado ruso de “agresión sexual”.

En el último año, el movimiento #MeToo, impulsado y apoyado por grandes personalidades, ha denunciado las situaciones de acoso o violencia sexual a la que se ven sometidas las mujeres en el ejercicio de su labor profesional.