Antoine Griezmann, Benjamin Pavard y Kylian Mbappé en dos ocasiones batieron el arco de Armani, solo una de ellas con la posible responsabilidad del arquero, al que le pasó la pelota por debajo del cuerpo:

Terminado el partido con marcador 4-3, las cámaras de la transmisión internacional se enfocaron en el guardameta, quien no disimuló sus lágrimas al abandonar el campo de juego, a diferencia de un parco Lionel Messi, quien lució poco conmovido al menos en ese momento.

Armani no recibía 4 goles en un partido desde un clásico paisa disputado el 29 de mayo de 2017. Esa vez, Atlético Nacional cayó también por 4-3 frente al Independiente Medellín.