“Todos mis amigos lo hicieron pero el mío se viralizó”, fue la insólita y ridícula excusa que dio el hombre que generó todo tipo de rechazos en su país, así como los colombianos que ingresaron de forma ilegal trago al estadio de Saransk (Rusia) o los que hicieron repetir sandeces en español a una japonesa.

El artículo continúa abajo

Estas son otras justificaciones que Penovi le comentó al portal Infobae por sus reprochables acciones:

“Es un video que subí en un segundo, hicimos un montón de estos con otros hinchas, brasileños, uruguayos, de todo, y bueno, explotó por otro lado pero no por nosotros, no por mí”, recoge Infobae, al tiempo que dice que no tiene idea de por qué el suyo se viralizó.

La otra excusa fue aduciendo que la joven era mayor de edad: “La chica no era menor, atiende en un negocio, estaba trabajando; de hecho, los menores no trabajan acá (…), atendía sola, nadie le vio el documento (el video)”.

Finalmente admitió que, independientemente de la edad de la joven, lo que él hizo fue incorrecto:

“Pido disculpas, estuve mal”.