Lejos de ser mera suerte (muchos vaticinaban una goleada de España), las virtudes de Irán se ven plasmadas en el hecho de que hasta esta derrota, la selección islámica no había perdido ningún partido oficial en los últimos 4 años. La última vez que perdieron fue contra Bosnia-Herzegovina, en el Mundial de Brasil 2014, según datos de Mister Chip.

El artículo continúa abajo

Eso se traduce en que Irán no perdió en los últimos 23 partidos oficiales, racha que se convierte en la séptima mejor de invencibilidad de la historia del fútbol por detrás de las de España (29 partidos entre 2010 y 2013), Francia (27 juegos, de 1994 a 1999), Argentina (26 partidos, de 1945 a 1956), y Alemania y España por partida doble (24 encuentros: los germanos, de 1995 a 1998; y los españoles, de 1994 a 1997 y de 2007 a 2009), recuerda el estadígrafo ibérico.

Pero esos no son los únicos datos importantes de Irán: la selección impuso hace 10 meses un récord mundial, al completar 12 partidos seguidos sin que le anotaran un gol. Además, el equipo no pierde un partido (entre amistosos y oficiales) por más de 2 goles de diferencia desde hace 8 años, y solo contando juegos oficiales, el equipo lleva 25 años sin que le anoten más de 2 goles.

En la última fecha del grupo B del Mundial, España se enfrentará a la eliminada Marruecos, mientras que Irán se medirá con la Portugal del inspirado Cristiano Ronaldo. Una victoria ante los ‘lusos’ dejaría a los asiáticos en la fase de octavos de final de Rusia 2018.