La mala racha para Colombia comenzó cuando el defensor Dávinson Sánchez, siendo el último hombre, le regaló un balón al delantero japonés, quien remató, tapó David a medias y quedó la pelota para un nuevo remate nipón, que paró el mediocampista Carlos Sánchez con la mano, lo que le valió la roja directa.

El artículo continúa abajo

Ahora, hay que darle vuelta al marcador, dice Mejía, pero a futuro vendrá la preocupación de cómo cambiar el esquema de juego, en ausencia de Sánchez, que estará suspendido por una fecha.