Según un reporte de BBC, los trabajadores han recibido clases de psicólogos que les han enseñado a transmitir una imagen mucho más agradable para no parecer odiosos o antipáticos con las más de 1’500.000 personas que estarán en ese país durante el Mundial.

La psicóloga Elnara Mustafina, una de las encargadas de la curiosa enseñanza, dijo:

“Los rusos no suelen sonreír, por eso cuando gente de fuera viene a Rusia piensan que los rusos no son amables. Necesitamos enseñarles cómo se sonríe”.

Aparte de eso, se les enseña cómo cambiar su actitud hacia los extraños. Y es que sonreír algo muy poco común en un país como Rusia, en el que llevar una sonrisa en la calle puede parecer sospechoso y hasta llamar la atención de las autoridades, agrega El Huffington Post.

El artículo continúa abajo

La citada cadena británica recogió el testimonio de la directora de cine Yulia Malamed, que dijo que alguna vez unos policías la pararon cuando iba por la calle. Cuando le preguntó al oficial por qué le había pedido sus documentos, él le contestó que había sido por sonreír.

Uno de los ‘tratamientos’ a los que se someten los trabajadores es al yoga de la risa, en el que varias personas se reúnen para hacer cosas divertidas y reír. Zemfira Kamalayeva, una de de las mujeres que practica esa actividad, dijo:

“Me da alegría, energía y la sensación de que todo es posible y de que puedo hacer todo lo que me proponga”.