En diálogo con W Radio, Cárdenas trató de explicar lo que lo había llevado a ofender a las hinchas orientales, en un desafortunado incidente que ha tenido trascendencia no solo en Colombia, sino también en todo el mundo. Afirmó que después del partido había ingerido licor, lo que lo llevó a “hablar barbaridades que no son”.

También dijo:

“Yo en ningún momento quise ofender a las señoras, a las muchachas de Japón, ni al pueblo japonés. Estaba tomado, fue un video que no lo subí yo tampoco. […] Quiero pedir disculpas, nunca he tenido nada contra las mujeres”.

El hombre, contratista de obras públicas de Bogotá, dijo sentirse muy mal y afirmó que ha recibido llamadas y que lo han amenazado. También dijo que tuvo la oportunidad de ofrecerles disculpas a las mujeres e, incluso, a su propia familia.

El artículo continúa abajo

Cárdenas dijo que espera que no se le dé más trascendencia al lamentable hecho, al asegurar que hay cosas más importantes de las que fijarse en el país. A pesar de eso, dijo, no justifica lo que sucedió. También afirmó que el video solo esperaba ser una broma entre amigos.

Finalmente, el implicado les pidió a los hinchas de la Selección Colombia que alientan al equipo en Rusia que vivan el Mundial “en paz y con respeto”, algo para lo que él claramente no es un gran ejemplo.

El incidente ha trascendido fronteras e incluso motivó que la Cancillería de Colombia publicara un comunicado en el que dijo que el video “no solo degrada la mujer”, sino que también insulta a otras culturas, al propio país y al idioma español.