“Le dije que sí. No tengo palabras para describir todas las emociones que pasaron por mí en ese momento, pero solo puedo decir que me siento la mujer más afortunada de tenerte en mi vida”, escribió la mujer que subió las fotos de la pedida de mano a sus redes sociales.

Dávinson llevó a Daniela con los ojos vendados hasta una especie de cabaña donde se encontraba la leyenda “¿Quieres casarte conmigo?”. Se arrodilló frente a su novia con el anillo de compromiso y se dieron el sí, acompañado de violines, mientras los testigos aplaudían por la feliz pareja.

“La rompiste toda, mi cielo”, le escribió Daniela Reina al futbolista por la ingeniosa pedida de mano.

Ahora Sánchez ya se encuentra concentrado y más que motivado para hacer un buen Mundial con la Selección Colombia.