No es erróneo afirmar que hay una parte fácil pensando en lo que viene del Mundial. En una parte del cuadro final están ubicados Brasil, Argentina, Francia, Bélgica, Portugal, Uruguay, México y Japón; grupo conformado por la mayoría de favoritos al título.

En la otra parte del cuadro están España, Colombia, Inglaterra, Rusia, Croacia, Dinamarca, Suecia y Suiza. La diferencia en la categoría e historia de los equipos que están ubicados en la primera mitad del cuadro y la segunda es evidente.

Al segundo lado llegó Colombia luego de clasificar a octavos de final como primera del grupo H. En esa instancia, el combinado nacional se verá las caras ante Inglaterra, un rival que para nada luce sencillo, pero que si se supera, dejaría a Colombia con buenas posibilidades de realizar un Mundial histórico.

Si Colombia lograra superar los octavos de final, en cuartos de final del Mundial se enfrentaría al ganador de la llave entre Suecia y Suiza, rivales que lucen más accesibles a lo que experimentó la Selección en el Mundial pasado cuando tuvo que enfrentar a Brasil en esa instancia.

El artículo continúa abajo

Allí, Colombia estaría citada ante una oportunidad única de avanzar por primera vez en la historia a las semifinales de un Mundial y jugar 7 partidos en una misma edición del torneo. La proyección ideal supone que en las semifinales lo esperarían un rival como España o la misma Croacia, que ha sido uno de los mejores equipos en Rusia 2018.

Así quedó el cuadro de rondas finales del Mundial:

Wikipedia