Croacia fue amplio dominador de la posesión de la pelota en el primer tiempo (68 %), pero sin generar peligro en la portería contraria. Los balcánicos se encontraron un elenco africano muy aplomado en el fondo y con una salida rápida en velocidad por los costados para el contragolpe.

Senegal inquietó en los últimos minutos del periodo inicial explotando la debilidad defensiva de los croatas por las banda y la velocidad de sus 3 volantes ofensivos: Ismaïla Sarr, M’Baye Niang y su figura y capitán, Saido Mané.

El volante central del Wolverhampton, Alfred N’Diaye, lanzó un balón largo desde la mitad de la cancha, el cual aprovechó el Ismaïla Sarr para anticiparse al cierre de Domagoj Vida y definir de zurda para anotar a los 48 minutos el primero del encuentro.

Croacia encontró la igualdad a los 63 minutos gracias a un tiro libre de Iván Perisic que se desvió en la barrera y descolocó al arquero Abdoulaye Diallo.

El artículo continúa abajo

El cuadro europeo dio vuelta al encuentro a los 78 minutos por intermedio de Andrej Kramaric, uno de los cambios que revolucionó la ofensiva croata.

Luka Modric filtró un pase desde tres cuartos de cancha que llegó a los pies del atacante del Hoffenheim que encaró en el área y remató. La defensa senegalesa bloqueó el primer disparo, pero el rebote nuevamente benefició a Kramaric, que en segunda oportunidad no falló.

Senegal jugará un nuevo amistoso el 11 de junio ante Corea del Sur en el Untersberg-Arena (Grodig, Austria). Los africanos jugarán ante Colombia en el Mundial el 28 de junio en Samara.

Por su parte, Croacia esperará el debut en el certamen ecuménico ante Nigeria el 16 de junio en Kaliningrado.