Al minuto 31, Denis Cheryshev recibió un pase de su compañero Dzyuba y no dudó un solo segundo que debía rematar al ángulo del arco croata sin importar lo lejos que se encontrara de este. El volante del Villarreal firmó un golazo, como se puede apreciar a continuación:

Sin embargo, la alegría rusa no duró mucho porque Croacia armó una contra letal al minuto 39. La jugada colectiva de los croatas fue finalizada por Kramaric con este gol de cabeza:

El segundo tiempo estuvo de adorno y fue necesario el tiempo extra para que regresaran las emociones en el estadio de Sochi. Allí, al minuto 100, un gol de cabeza de Domagoj Vida tras un tiro de esquina le dio la ventaja a Croacia:

Sin embargo, esa ventaja terminó siendo parcial ya que, a falta de cinco minutos para el final del tiempo suplementario, el lateral derecho ruso Mario Fernandes empató el partido por la misma vía que Croacia se había ilusionado con avanzar a semifinales sin necesidad de penales. Fernandes aprovechó un cobro de tiro libre de Alan Dzagoev para marcar el 2-2 de cabeza:

En los penales Rusia careció de efectividad y con dos fallos en los cinco cobros le permitió a Croacia volver a instalarse entre los cuatro mejores equipos de un Mundial, algo que no logró por última vez en el Mundial de Francia en 1998.