Los actos protocolarios del partido ante Japón hicieron recordar el debut en Brasil 2014, cuando en el estadio de Belo Horizonte una ‘ola amarilla’ hizo sentir a la Selección Colombia como si estuviera jugando en Barranquilla.

Como sucedió hace 4 años, Colombia goza de contar con un apoyo masivo, particularmente superior al de muchos países europeos. Así se entonó el himno colombiano en las tribunas del estadio de Saransk: