Con el balón al fondo de la red, Juan Carlos Osorio no ocultó su euforia y saltó a la par de todo el banquillo mexicano, para luego agitar los puños como cuando el exfutbolista colombiano Faustino Asprilla celebraba sus goles.

Sin embargo, el DT no tardó en volver a guardar la compostura y en una siguiente toma se le vio tomando un respiro y analizando cómo conservar la ventaja a favor.

Desde que llegó a México, Osorio ha sido fuertemente criticado por su metodología de rotaciones, todo pese a que su porcentaje de rendimiento con la Selección ha sido favorable.