A diferencia de los europeos, los colombianos iban incrementando la velocidad de los aplausos, y los acompañaron con el grito ‘eh’.

Al final, los aplausos, característicos de los hinchas islandeses que se hicieron popular en la Eurocopa, se convirtieron en aplausos de carnaval.

El artículo continúa abajo

Pese a la amplia distancia entre Colombia y Rusia, el apoyo de los aficionados ‘cafeteros’ ha sido abrumador. En los estadios, las personas con camiseta amarilla son mayoría y cada vez que suena el himno nacional, las gradillas vibran.

No fue la excepción este domingo, cuando los hinchas colombianos pudieron celebrar la gran victoria del equipo de todos, con la que Colombia quedó con posibilidades de pasar a la segunda fase y eliminó a Polonia.

Colombia se medirá ante Senegal, en su último partido en la fase de grupos. Los ‘cafeteros’ tendrán que ganar para soñar con los octavos de final en Rusia.