En ese momento, el arquero David Ospina ya estaba vencido, luego de detener un remate anterior de la delantera nipona, tras una falla de Dávinson Sánchez. Además, como la mano de ‘La roca’ fue dentro del área, el árbitro Damir Skomina pitó el penalti con el que los orientales se fueron en ventaja.

Según el estadígrafo español Mister Chip, la expulsión de Carlos Sánchez (al minuto 3) es la segunda más rápida en la historia de la Copa del Mundo, solo superada por la del uruguayo José Batista, que ocurrió a los 51 segundos del partido que su selección contra Escocia, en el Mundial de México 86.

Mister Chip agrega que, de esta forma, Colombia dejó de ser la selección con más partidos jugados en los mundiales (19) y sin expulsados. Esa marca, paradójicamente, ahora la tiene Japón, con 18 partidos jugados y ninguna tarjeta roja.

El artículo continúa abajo

El penalti contra Colombia (a los 170 segundos de iniciado el partido), además, es el cuarto más tempranero en la historia de los mundiales, detrás del de Uli Hoeness (de Alemania, en 1974), el de Thiago Silva (de Brasil, en 2014), y el de Nacho (de España, en 2018).

Por su expulsión, Carlos Sánchez no podrá jugar el segundo partido de Colombia en el Mundial, ante Polonia, el próximo domingo.