El estratega de Túnez fue tomado por las cámaras de la transmisión oficial del partido mientras se hurgaba la nariz en el minuto 10 del segundo tiempo, cuando el marcador iba 4-1.

Este comportamiento hizo recordar a Low, quien acostumbra a hacer lo mismo, aunque con el agravante que se los come.