Batshuayi corrió hacia el arco, tomó el balón y lo pateó con ganas de que tuviera destino hacia alguno de los hinchas que estaba en la tribuna posterior al arco que en ese tiempo defendía Inglaterra.

Sin embargo, el balón se estrelló en el vertical izquierdo del arco inglés y rebotó directo hacia su cara.

El artículo continúa abajo

Como era de esperarse, la acción fue tan rápida que el delantero belga no tuvo la posibilidad de reaccionar y esquivar el impacto del esférico. El error de Batshuayi se convirtió en uno de los momentos más chistosos del Mundial de Rusia.