Lo hecho por el enojado hombre ha sido replicado por medios de comunicación argentinos y de todo el continente.

A él se le ve cargando el electrodoméstico y llevándolo junto a la ventana de su apartamento. Segundos después el argentino decide botarlo al abismo y que esta se destruya en cientos de partes. A continuación las imágenes: