“Mi responsabilidad como presidente de la AFA es bregar por la seguridad de mi gente, por eso tomé la decisión. Espero que se tome como un aporte a la paz mundial. El fútbol trasciende religiones, trasciende sexos y no tiene nada que ver con la violencia”, dijo el directivo ante la prensa en Barcelona, España, sin aceptar preguntas.

El partido debía jugarse en Jerusalén el 9 de junio, pero las amenazas recibidas especialmente contra Lionel Messi, capitán de los albicelestes, y la solidaridad del resto del equipo pesaron para que sea dejado sin efecto.

El artículo continúa abajo

“Las acciones y las amenazas nos han llevado a suspender el partido”, admitió Tapia.

“Pido disculpas no es nada contra la comunidad israelí o judía, al contrario”, dijo el dirigente.

“Los que nos tratan de ignorantes, creo que nos subestiman. Hay un problema desde hace 70 años”, remarcó Tapia.

En video, apartes de las palabras de Tapia: