Este viernes, en las redes sociales empezó a circular un video de Yina Calderón junto a su novio, Andrés Ome, en un apartamento que está ubicado en un piso alto de un edificio.

En las imágenes se ve a la joven huilense junto a su pareja en una habitación con la luz prendida, las ventanas y cortinas abiertas, mientras que, desde otro edificio, un hombre y una mujer los están grabando.

(Vea acá: “Claro que ‘yes'”: anuncian ‘junte para la historia’ entre Yina Calderón y Natalia París)

Luego de unos segundos, Yina se percata que la están grabando y se tira a un lado de la cama ocultándose de la cámara mientras que se ríe. Las personas que la graban también quitan la imagen y todo acaba ahí.

Aunque el video se ha difundido en varias redes sociales, hasta el momento, la joven no se ha pronunciado ni ha dicho nada sobre esta situación, pero algunas de los seguidores que lo han visto dicen que es actuado y parte de la estrategia para dejar atrás las acusaciones de robo que circulan en redes sociales.

Lee También

Manuela Gómez acusa a Yina Calderón de robo

En los últimos días, las dos exprotagonistas de Nuestra Tele han dado mucho de qué hablar por declaraciones de parte y parte.

Todo empezó porque Manuela Gómez aseguró que su vínculo con Yina Calderón se rompió desde que la huilense no cumplió con un supuesto negocio en el que la antioqueña perdió mucho dinero comprando y dándole unas barbies.

“El trato fue 20 muñecas por 100.000 seguidores. Lo que yo no sabía era que a ella le iban a gustar las barbies más caras del mercado, las de 400.000, 500.000, 700.000, y pues, a mí en mi casa me enseñaron a no ‘patraciarme’ con nada. Entonces, yo empecé a comprar las barbies, al ver los precios, obviamente me asusté, pero qué… ¿Faltona? ¡Jamás! Ya metido el dedo, metida la mano”, dijo.

Aunque eso pasó hace más de seis meses, dice Manuela, su socia no cumplió con su parte del trato y hasta el momento tampoco le ha devuelto las muñecas que, siente ella, ya se robó.

Yina Calderón no ha respondido directamente sobre estas acusaciones, pero sí ha mandado indirectas relacionadas a este tema y expresó que “no coman cuento. Hagan caso, al bagazo poco caso. Yo no chicaneo, pero con una finca de 2.000 millones ¿creen que me voy a robar unas barbies? Eso es lo único que voy a decir”.