Premios, decenas de novelas, series, películas y obras de teatro la consagraron desde hace muchos años como una autoridad en la actuación en Colombia. Su carrera empezó cuando tenía 7 años (va a cumplir 68) y durante décadas fue una de las caras más recurrentes de la pantalla chica en el país.

Cuando tomó la decisión de ser actriz para el resto de su vida era una época en la que sobre las tablas, siendo la más joven, “tenía que ser muy seria para que me tomaran en serio y para cumplir intelectualmente con lo que en ese momento se exigía, que sí se exigía”.

El artículo continúa abajo

Para Vicky, en aquel entonces, “ser actriz no era salir en las portadas de revistas en pelota, era responder por un personaje”, le dijo a Bocas.

En la entrevista admitió que ve poca televisión colombiana, prefiere series y películas de otras partes; que ha rechazado papeles en filmes porque le ha parecido que “no son buenos los guiones, porque las historias no me llaman la atención, porque considero que serán películas tontas”; y que en el país se “ha adelantado mucho en término de facilidades de la producción, desde el punto de vista de la técnica, pero se ha demeritado muchísimo el contenido, los diálogos y el tratamiento de los personajes y de las historia.”