“Creo que uno aprende sobre genética, entre otras cosas, así que sabes que debes tener más cuidado. Las adicciones están en ambos lados de mi familia, así que vigilo mucho más de cerca a mis hijos menores”, declaró Douglas al diario Daily Express.

Según el actor, la adicción a la heroína de su hijo Cameron fue una pesadilla.

Fue algo muy estresante para todos los involucrados, muy doloroso y difícil… Ha estado fuera de prisión por un año y medio… Me alegra decir que ahora está en un momento maravilloso”, aseguró el actor al mismo medio.

Su hijo Cameron, de 39 años, estuvo preso siete años y medio en una prisión federal por posesión y venta de droga.

El artículo continúa abajo

Aseguró en la entrevista que sus malas decisiones influyeron en la vida de sus hijos, por lo que se siente culpable.

Por otro lado, su medio hermano, Erik, falleció de una sobredosis a los 46 años.

El ganador de dos premios Oscar y tres Globos de Oro ingresó en los años 90 a rehabilitación por su adicción al alcohol. En el 2003, confesó al diario The Guardian que tenía cáncer de garganta por ser un fumador compulsivo.