“No de otra manera puede explicarse que Germán Vargas Lleras consiguiera apenas 1’400.000 votos, cifra que no estuvo ni cerca de los más de dos millones que obtuvo Cambio Radical para el Senado, en las elecciones de marzo. Y algo similar le ocurrió a Humberto de la Calle, cuyos 400.000 votos equivalen apenas a una quinta parte de los votos que sacaron los senadores de su partido en las legislativas”, dice Vladdo.

Vladdo menciona la traición ‘Olímpica’ de los Char en la costa, que hicieron acercamientos al uribismo; y el trabajo de la maquinaria liberal en favor de Iván Duque, que ocupó primeros o segundos puestos en los departamentos de la costa Atlántica.

El artículo continúa abajo

La tesis de Vladdo, que tiene sentido, va en contravía de casi todos los analistas que prestaron servicios a los medios en la jornada del 27 de mayo. Casi todos aseguraron que había ganado el voto de opinión.

La conclusión que sacó, por ejemplo, La Silla Vacía es que “la clase política no solo no elige Presidente, sino que resultó un lastre”. La pregunta que sigue es: ¿qué tan efectivas van a ser esas maquinarias en segunda vuelta en favor de Iván Duque?