En su comunicado arremetió primero contra el partido Liberal. “Una vez renuncié al Senado y me inscribí gracias al aval que generosamente me ofreció el Partido Somos, aún antes del acto oficial de inscripción, en su empeño por impedir mis derechos, demandaron mi candidatura con el ardid leguleyo de una supuesta doble militancia”, dijo.

Luego mencionó el “bloqueo infame y discriminatorio de grandes medios de comunicación y de sus encuestadores”, que según ella se trató de una decisión premeditada para ‘invisibilizar’ su campaña y su equipo.

El artículo continúa abajo

Argumenta también que se encontraba en una “asfixia económica” y en una “desventaja antidemocrática insuperable”.

La candidatura de la también exsenadora fue ratificada por el Consejo Nacional Electoral el 11 de abril, momento en que los otros candidatos ya tenían largo recorrido en sus campañas y estaban en medio de los debates televisados.