“El presidente habló con el nuevo presidente (electo) de Colombia y le felicitó por su reciente victoria electoral”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, en una conferencia de prensa.

“El presidente Trump destacó la fuerte alianza entre los dos países y conversó sobre los retos de seguridad que afrontará el nuevo Gobierno colombiano cuando él (Duque) llegue al poder” en agosto, añadió la portavoz.

El artículo continúa abajo

La llamada se hizo pública horas después de que la Casa Blanca anunciara que, según sus cálculos, los cultivos de coca en Colombia aumentaron el 11 % en 2017 hasta alcanzar la cifra récord de 209.000 hectáreas, mientras que la producción potencial de cocaína pura también subió el 19 %, hasta las 921 toneladas métricas.

La Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca (Ondcp, por su sigla en inglés), que cada año hace una estimación sobre la siembra ilícita de coca y producción de cocaína en Colombia, tachó de “inaceptable” esa tendencia al alza.

“El mensaje del presidente (Donald) Trump a Colombia es claro: debe darse marcha atrás al crecimiento récord en la producción de cocaína”, dijo el subdirector de la Ondcp, Jim Carroll.

“Aunque los esfuerzos de erradicación de Colombia mejoraron en 2017, se vieron superados por la aceleración de la producción. El Gobierno de Colombia debe hacer más para afrontar este aumento”, añadió Carroll en un comunicado.

La portavoz de Trump no aclaró si habló con Duque sobre los nuevos datos de droga presentados por la Casa Blanca, pero el presidente estadounidense ha mostrado en varias ocasiones su frustración con el incremento en la producción de cocaína en el país andino.

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, también telefoneó el pasado viernes a Duque, y le pidió “avanzar de manera decisiva para reducir la producción y el tráfico de drogas”.