Fajardo había rechazado la propuesta de Humberto de la Calle de realizar una consulta interpartidista para seleccionar el candidato presidencial de una eventual alianza. Cuando lo hizo, estaba en la cresta de la ola de la popularidad de las encuestas electorales.

La razón de Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo para rechazar a De la Calle era que este pertenecía al Partido Liberal, lo que, para ellos, representa la politiquería, las maquinarias y la corrupción.

Pero vino el desplome en las encuestas y Fajardo cayó al tercer lugar de las preferencias electorales, por debajo de Iván Duque y Gustavo Petro.

Analistas como Daniel Coronell atribuyen el desplome de Fajardo en las encuestas a la negativa a validar popularmente su candidatura (en una consulta) lo que, de paso, lo llevó a renunciar a la exposición en medios que sí tuvieron los partidos que la hicieron.

El artículo continúa abajo

En su momento, De la Calle respondió que él tenía una trayectoria impecable, y que no era justo atribuirle las malas prácticas del Partido Liberal.

“Lamentablemente, todos los partidos en Colombia están afectados por la corrupción […]. Me parece un poco débil la argumentación. El doctor Robledo es impecable y yo le tengo una enorme admiración, aunque tengo enormes diferencias ideológicas con él, pero para mí está claro que es una persona impecable que no se ve contaminada por acontecimientos en su partido”, dijo de la Calle en entrevista con RCN Radio, recordando el episodio de corrupción del carrusel de la contratación que protagonizaron militantes del Polo en Bogotá.

En la crítica que le hizo Daniel Coronel a Sergio Fajardo lo comparó con un club londinense “que se quedó sin socios porque nadie tenía la suficiente alcurnia para ser admitido…”.

Luego lo defendió: “De la Calle no es santismo, ni es el disuelto Partido Liberal. Su candidatura no es viable en sí misma pero sí encarna una actitud decente para enfrentar el debate público”, dice Coronell.

O Sergio Fajardo leyó a Coronell o se dio cuenta de que el Partido Liberal tiene músculo para agregarle ‘algo’ a su candidatura. El Partido Liberal sacó 14 curules.

“Fajardo tiene que conquistar los votos de centro derecha que no comulgan con los métodos de Uribe y recoger los de centro izquierda que no son afines a Petro”, dijo Coronell, agregando que la eventual fuerza de su movimiento está en la posibilidad de ser incluyente y centrista. Las elecciones se ganan sumando gente, no rechazándola”.

Horas antes del pronuciamiento de Fajardo, Gustavo Petro había llamado a Fajardo a una alianza. Pero Fajardo le respondió: “no estamos con la polarización”.