Lezama obtuvo ese premio en 2017 y a través de una columna escrita para el portal Colombia Plural, le reprocha a Fajardo que hace mucho abandonó el área de la educación, que califica como “un paraíso”, para dedicarse a la política y el poder, escenarios en los que, según él, “la verdad es un antivalor”.

“Fajardo dejó atrás el cálculo diferencial, el cálculo matricial, el cálculo de variaciones, para dedicarse al cálculo político, en el cual cada discurso y cada acción obedecen a aquello que sea políticamente correcto, aquello que le permita ascender, acumular y lograr unos cuantos votos”, sostiene el ganador del Premio Nacional de Matemáticas.

Además, asegura que es “inaceptable y un irrespeto” para los matemáticos del país que el excandidato presidencial, que logró la tercera mejor votación en las elecciones del pasado 27 de mayo, se presente como “profesor de matemáticas” y se aproveche de la reputación de los docentes que de verdad se dedican a esa área.

El artículo continúa abajo

“Le recuerdo que las alegrías de un profesor de matemáticas radican, por ejemplo, en resolver un ejercicio para presentarlo a sus estudiantes y obtener como retroalimentación el enorme placer de ver el agradecimiento de sus alumnos; de ver como éstos profesan admiración por su maestro, y éste a su vez, experimenta alegría de haber logrado aprendizaje en sus estudiantes”, le dice Lezama Serrano a Fajardo en su columna.

También le reprocha al excandidato que en el mundo en el que vive no se resuelven los problemas de matemáticas porque ahí se usan como estrategia para acceder al poder, “para perpetuarse en él, o para enriquecerse”.

Incluso, va más allá. Le recuerda a Fajardo que dos personajes trastocaron los valores de la sociedad colombiana: Pablo Escobar, a través del dinero fácil, el narcotráfico y el sicariato; y Álvaro Uribe Vélez, que “tiene a medio país engañado con su política de que todo el que se oponga debe ser estigmatizado, perseguido, y si no se rinde, debe ser asesinado”.

“Fajardo, o usted no ve estos problemas, o no quiere atacarlos, o no sabe cómo resolverlos”, afirma el matemático en su columna que también fue citada por el diario El Espectador.

Finalmente, le pide a Fajardo que no use más la profesión de matemático para sus intereses políticos personales.