“Podríamos quedarnos toda la noche aquí hablando, pero ahora por obligación y ley tenemos que parar 30 segundos para el mensaje institucional y seguimos en la siguiente ronda”, dijo la presentadora.

Acto seguido, tanto en la transmisión a nivel nacional como en la señal internacional empieza a verse una cuña política del candidato del Centro Democrático, en la que se hace hincapié en la “mano firme y el corazón grande”.

¿Es este el mensaje institucional que hacía referencia Gurisatti o tal vez fue una metida de pata de la presentadora al no clarificar que se trataba de una publicidad política?

El artículo continúa abajo

En toda la transmisión esta fue la única pieza política de un candidato que se transmitió. Entretanto, no hay claridad sobre si por ley se tenía que parar el debate exactamente a las 9:00 p.m. para exponer un mensaje de estas características o si el Estado obligaba a asignar un espacio a los grupos o movimientos políticos. Lo que es claro es, sin importar el candidato, que una propaganda de estas características deja un mal sabor sobre el equilibrio y la imparcialidad.

Si esto es así, si era obligatorio pasar el mensaje de esa agrupación política o movimiento, Gurisatti cometió un error al presentarlo como “mensaje institucional” del canal.

Sin embargo, Gurisatti le salió al paso a la polémica y confirmó que el debate tenía que interrumpirse a las 9:00 p.m. en punto para dar cumplimiento al sorteo de espacios gratuitos en televisión a los que tienen derecho los candidatos presidenciales.

Finalizado el debate, el candidato Gustavo Petro se refirió a este momento, que también fue altamente señalado en redes sociales.