Buscan establecer las personas responsables de los problemas operativos de los comicios de este domingo, pues la Registraduría informó que se imprimieron 15 millones de tarjetas para cada consulta pero solo se utilizaron un poco más de tres millones para la de la izquierda y casi seis millones para la de derecha, por lo que el problema radicó en la distribución según las regiones.

Por eso, la Procuraduría abrió indagación preliminar contra funcionarios de la Registraduría, por establecer, por una presunta falta de planeación en ese aspecto.

El Ministerio Público además indagará si existía y fue aplicado un plan de contingencia, que avaló el uso de fotocopias en caso de agotarse los tarjetones.

El artículo continúa abajo

Se debe tener en cuenta que según la circular que se refería a este aspecto, en caso de necesitar fotocopias, “los jurados […] procederán a firmarla en el reverso de la misma (no en el anverso ya que podría anular el voto), y se encargarán de verificar que al momento de introducir la tarjeta electoral en la urna la firma corresponda, todo lo anterior sin violar el derecho del secreto al voto”.

La Fiscalía, por su parte, anunció que indagará si es necesario abrir investigaciones penales por esta situación ante la gran cantidad de denuncias recibidas.

Según la Procuraduría, fueron radicadas vía telefónica y redes sociales 186 quejas, de las cuales 45 dieron para acciones disciplinarias y 142 para acciones preventivas con las procuradurías regionales y provinciales, la Policía Nacional, la Defensoría del Pueblo, las registradurías y las personerías del país.