Y lo hizo con miras a las lecciones regionales del 2019, en donde, de acuerdo con declaraciones a varias emisoras, hay que irse preparando desde ya.

“Pasó lo que era previsible y lo que se anticipaba que iba a ocurrir: el triunfo de Iván Duque, que significa un triunfo de nuevo de lo que está asociado al proyecto político de Álvaro Uribe, con una cara nueva, una persona que nunca ha gobernado”, empezó por decir Fajardo en Caracol Radio.

“Y muy rápido vamos a entender la naturaleza de su liderazgo y la capacidad de superar obstáculos, de unir a Colombia como manifestó él recurrentemente en su discurso de aceptación del triunfo”, agregó el exgobernador de Antiqouia. “Y va a marcar muy, pero muy pronto lo que puede ser ese gobierno y si hay una ruptura con las opciones políticas anteriores o va a mantenerse el país en una confrontación que existe”.

El artículo continúa abajo

“En Colombia están pasando cosas”, advirtió Fajardo. “Colombia está dividida, de eso no tengamos la menor duda, y se necesita mucho cuidado, y en este caso particular especialmente por el presidente, las medidas que va a tomar, cómo va a ser ese manejo de la paz en nuestro país, y esperemos que lo haga bien, porque está por verse, repito, porque no sabemos cuál es el tipo de liderazgo del presidente Iván Duque gobernando porque nunca ha gobernado”.

“El presidente Duque tendrá una prueba de fuego muy grande porque nunca ha gobernado”, insistió Fajardo, pero esta vez en W Radio. “Entonces ahora tiene que demostrarlo, y empiezan desde ya los nombramientos. Hablar de unión, cómo se va a concretar esa unión de este país, que se necesita porque Colombia está muy herida”.

Para el también exalcalde de Medellín ese es el punto más sensible para lo que viene a continuación, “y ahí es donde se va a probar la sabiduría y la capacidad del nuevo presidente de conducir al país”.

“Esas heridas del proceso de paz no están sanadas y se mezclan con otras como es ese malestar profundo en la lucha contra la corrupción”, continuó Fajardo. “El presidente Duque empezó hablando de la lucha contra la corrupción, contra el clientelismo y la politiquería, y está por verse también, porque además eso lo vamos a ver: si usted ve, todos los que representan la corrupción, la politiquería, con las excepciones mafiosas que hay, están con él, en principio en términos políticos apoyándolo. Y vamos para las elecciones de 2019 donde hay más corrupción, el clientelismo es mayor, donde más se compran votos y donde más politiquería hay”.