“No es una gripa. Es sistemático. Está suspendiendo el debate presidencial en Colombia y se debe a un temor a debatir conmigo a profundidad sobre la situación colombiana”, dijo Petro al presentar la Gran Coalición por la Paz, con la presencia de su fórmula vicepresidencial, Ángela María Robledo, y de Íngrid Betancourt, Carlos Caicedo, Antonio Navarro Wolf y Jorge Iván Ospina, entre otros.

Petro le reclama a Duque la confrontación de ideas, a la que, por ejemplo, ya se sometieron las dos aspirantes a la vicepresidencia de la república (Ángela María Robledo y Marta Lucía Ramírez) en un acalorado debate en el Canal Capital.

Pero parece que también va a ser el único entre ellas, porque, de acuerdo con lo que asegura Robledo, para este jueves estaba programado otro en el Canal Caracol con los jóvenes, pero “la campaña de Duque canceló”.

El artículo continúa abajo

“Yo asistiré a los debates que estaban programados. Los medios de comunicación que los convocaron decidirán si se realizan conmigo o no, pero me parece un llamado a la irracionalidad que el otro candidato le dé temor asumir el debate público conmigo. La ciudadanía se merece y tiene derecho a esos debates”, dijo Petro en la presentación de la Gran Coalición por la Paz.

“Nos habían cursado invitaciones y ahora nos están avisando que se cancelan. Pero, por supuesto, ahí llegaremos”, dijo Robledo.

Poco después, Petro invitó a través de Twitter a Duque a sostener un debate, invocando el derecho de la ciudadanía a “conocer a sus candidatos a la Presidencia”.

El vacío que deja la ausencia de una respuesta de Duque al respecto es llenado, en cambio, por los opinadores:

Este episodio recuerda otro que protagonizó el expresidente Álvaro Uribe en el 2006, cuando estaba en campaña para su reelección y decidió no asistir a un debate convocado por el Canal Caracol, para enfrentar a Carlos Gaviria y a Antanas Mockus.

Gaviria dijo entonces que que la actitud de Uribe reflejaba “su temor” y Mockus calificó de “lamentable” la ausencia del candidato presidente. Uribe, por su parte, dijo que no fue a ese debate para evitar reclamos de otros medios a los que también les había dicho que no.

“Si yo hubiera asistido a la confrontación convocada por un medio de comunicación, confrontaciones que he evitado desde el principio, otros medios de comunicación me reclamarían porque no asistí a confrontaciones que ellos convocaron”, dijo en ese momento.

Sin embargo, puede haber otra razón más poderosa para que los candidatos no vayan a esos debates: si están punteando en los sondeos y las encuestas, evitan exponerse a perder o disminuir el caudal que ya tienen y, además, darles oxígeno a sus contrincantes. Es pragmatismo.