“Adivinen por qué el dueño de El Tiempo vota por Duque”, plantea Petro en Twitter, y añade cuatro preguntas: “¿Tendrá que ver con Odebrecht? ¿Tendrá que ver los paraísos fiscales? ¿Tendrá que ver el puente de Chirajara? ¿Tendrá que ver los fondos privados de pensión que no dan pensión?”.

Pero Petro no solo se limita a criticar el editorial de El Tiempo, sino que le hace otras preguntas refiriéndose al sondeo presidencial de Guarumo: “¿Por qué El Tiempo pública una encuesta hecha hace más de una semana? ¿Les da miedo publicar los datos de hoy? ¿No les gustan? El pueblo abeja va ganando”.

Estos trinos los publicó este domingo, el mismo día en el que el periódico, en su editorial, afirmó que “elegir a Petro sería una equivocación histórica”.

El artículo continúa abajo

En el tuit en el que se pregunta si la decisión del diario tendrá relación con casos como Odebrecht, fondos de pensiones y paraísos fiscales, Petro también escribe: “Despierta hermano, hermana. Abejas”.

Emplea la invocación a los insectos (puestos hoy de moda porque un enjambre atacó en La Loma, Cesar, en una concentración presidida por Álvaro Uribe, hecho que un senador uribista calificó como “bioterrorismo”) en el sentido del término que tiene otros significados entre las clases populares.

Uno de esos significados es el de estar alerta, pendientes, atentos, y otro más lo da el diccionario de americanismos de la RAE, según el cual ‘abeja’ es la persona “hábil para desenvolverse en diversas situaciones, avispada”.

En otros trinos, el candidato de la Colombia Humana vuelve a utilizar el término ‘abeja’, e invita: “Seamos abejas. Estamos a una X de mandar toda la corrupción de Colombia a la caneca de la basura de la historia”. Y en otro más las vuelve a invocar: “Recuérdenlo, abejas ¡No Pasarán!”.

El macondiano episodio del ataque de las abejas en La Loma y las consecuentes calificaciones y descalificaciones del mismo, por parte de afectos y detractores del expresidente Uribe y también de Petro, lo han convertido en un hecho político este domingo, al punto de que se volvió tendencia la etiqueta #AbejasConPetro.

Y, como siempre, también se convirtió en campo abonado para la creatividad de los ciudadanos que eligen el ingenio y el buen humor para expresarse, antes que el insulto bajo o la ramplonería: