Por eso, Gustavo Petro se pronunció a través de sus redes sociales y dijo que el alcalde Gutiérrez “intenta impedir” la reunión, y argumentó que tiene derecho a hacerla porque lo “respalda la Constitución”.

Por esa misma vía, la Alcaldía de Medellín emitió un comunicado en el que le responde a Petro que no se trata de “impedimentos”, sino que “los organizadores no cumplieron con los requisitos para realizar este evento político, como a bien lo exige la norma”.

Luego, le expone seis puntos en los que se resume el por qué no le autorizan el permiso a Petro para su reunión:

  • Incumplimientos en normas de seguridad y logística.
  • Falta de póliza de responsabilidad civil.
  • Falta de documentos que evidencien el pago por derechos de autor.
  • Documentación de aseo y servicios sanitarios para el desarrollo del evento.
  • Falta de trámites para el cierre de vías y apoyo en movilidad.
  • No tramitar adecuadamente los requisitos para el uso de espacio público.

Además, la Alcaldía le recomienda al candidato “revisar sus declaraciones”.

El artículo continúa abajo

Sin dar detalles de si entregó o no esta documentación a tiempo, como se asegura en el comunicado, Petro desafió a la administración y volvió a convocar a sus seguidores para esta tarde: “con o sin permiso nos vemos en Carabobo norte, en Medellín”.

Ante este reto, el alcalde Gutiérrez usó sus redes para lanzar una advertencia al candidato y hacerlo responsable “de cualquier alteración de orden público”.

Al ‘agarrón’ entre Petro y Gutiérrez se unieron seguidores de ambos lados: los que quieren que se haga el evento político y los que no quieren ver al candidato en esa ciudad.