Así lo asegura Alfonso Cuéllar, que hace una clara diferenciación entre el colombiano promedio que ha escuchado cómo Gustavo Petro modera su discurso, y los economistas e inversionistas, “quienes toman decisiones sobre dónde poner la plata”.

Y es que a pesar de que lo niegue, Petro sí sugirió la compra de propiedades del industrial Carlos Ardila Lülle, interpretada com0 expropiación velada. Ahora se presenta como un liberal, no como un socialista, que quiere desarrollar el capitalismo, y llevar a la práctica principios como la función social de la propiedad, que datan de Alfonso López Pumarejo, o la modernización del campo de Carlos Lleras Restrepo.

Según Cuéllar, Petro es sinónimo de riesgo e incertidumbre, “dos palabras que ahuyentan le capital” (nacional e internacional).

El artículo continúa abajo

Por eso, Cuéllar cree que no es coincidencia que el Consejo Gremial anunciara su apoyo al programa económico de Iván Duque.

Cuéllar hace notar que el el Consejo Gremial reúne el 60 % de la producción nacional y genera el 73 % del empleo formal.