Se trata de una joven de 25 años que no dio a conocer su nombre, pero sí su predilección por el aspirante de la Colombia Humana, en declaraciones a Blu Radio.

“Yo me dedico a la casa. Prácticamente, soy ama de casa”, le dijo la mujer a la emisora, y aseguró haber votado por Gustavo Petro en la primera vuelta, el pasado 27 de mayo. “Mi fin nunca fue ese, la verdad [votar por Vargas Lleras]”.

Aunque no se puede precisar con exactitud de quién se trata, la opinión pública sí recuerda la imagen en la que aparecen varias voluptuosas mujeres entregando volantes alusivos a Vargas Lleras en Santa Marta, a comienzos de mayo, lo que desató un escándalo y hasta la suspensión, por parte de la Procuraduría, del Contralor de Barranquilla, Fernando Fiorillo, señalado de haberles pagado por eso.

El artículo continúa abajo

De hecho, la joven, a quien en la emisora llamaron ‘Lorena’ para proteger su identidad, aseguró que detrás de la estrategia publicitaria sí estuvo Fiorillo. “Yo tuve la oportunidad de estar en reuniones en las cuales nos convocaba”, dijo.

Más allá del episodio al que se le han dado diferentes lecturas (en su momento, Vargas Lleras dijo que las mujeres eran parte de una guerra sucia e incluso mencionó a la campaña de Iván Duque como responsable del hecho) también emerge una conclusión en el sentido de que quienes hablan de un candidato y lo promueven no siempre terminan votando por él.

Solo en la soledad del cubículo de votación el elector deja salir su verdadera preferencia…