“Quiero proponerle una reunión para dialogar sobre el futuro del país y la necesidad de construir una agenda programática común en la que podamos coincidir”, dice Duque en la misiva, el primero de los candidatos en salirle al paso a la decisión tomada por Morales este miércoles.

La también exsenadora renunció a su aspiración presidencial alegando que su campaña fue “atacada con saña y trampa por sus detractores”, en referencia al partido Liberal y a los medios de comunicación y los encuestadores que, según ella, trataban de obstaculizar o ‘invisibilizar’ su campaña.

El artículo continúa abajo

Viviane Morales, que soñaba con la Casa de Nariño a través del Movimiento Somos, posee un nutrido porcentaje en la intención del voto cristiano. Aunque no hay un número oficial de cuántos podrían ser y qué tan unidos están a nivel político, según datos publicados por El Tiempo los cálculos entre pastores varían entre los 8 y 12 millones de cristianos evangélicos, cifra muy superior a la del Ministerio del Interior que los estima en poco más de 6 millones.

En todo caso, es posible que Morales tenga el apoyo mayoritario de esta comunidad. Ella, de momento, no ha anunciado ninguna adhesión a otra candidatura.