Si bien esa no fue una de las primeras preguntas que le plantearon, llegó el momento en el que, puntualmente, Darcy Quinn le inquirió a Iván Duque: “¿Qué pasaría si durante un eventual gobierno suyo la Corte Suprema de Justicia toma una decisión contra el expresidente Álvaro Uribe? Por ejemplo, que tomara la decisión de llamarlo a indagatoria o dictarle una orden de captura”.

“Creo ciegamente en la honorabilidad del presidente Uribe”, afirmó sin titubear el candidato del Centro Democrático. “Es una persona que le ha hecho bien a Colombia, que le ha servido bien a este país”.

Los oyentes y seguramente la mesa de trabajo de la emisora entendieron esta afirmación como una introducción a la respuesta para la pregunta de Quinn. Pero Duque siguió con otra afirmación que no solo se alejó de la posibilidad de una respuesta clara y directa, sino que dejó ver la ya tradicional idea de la justicia que tiene el uribismo y siembra la duda de cómo va a ser la relación de un eventual gobierno suyo con la justicia y con las cortes.

El artículo continúa abajo

“A mí me da dolor ver que haya una institucionalidad dispuesta a alcahuetear la impunidad para con quienes han cometido crímenes de lesa humanidad y ahora se pavonean de candidatos, y que haya unos sectores de la institucionalidad pendientes de perseguir a quien le ha servido bien a Colombia con honorabilidad”, dijo.

Quinn insistió: “¿Pero la acata? Porque las decisiones judiciales hay que acatarlas y hay [habría] una decisión, y acá hay una independencia de poderes”.

“Claro que hay independencia de poderes”, volvió a responder Duque. “Y justamente en la independencia de poderes me ratifico en lo que digo: creo ciegamente en la honorabilidad del presidente Uribe. He visto su servicio por Colombia. He visto su entrega al país”.

Y se repitió en la estructura de la anterior respuesta: “Creo que lo que más daño le puede hacer a nuestro país es que tengamos un rasero donde quienes han flagelado a Colombia con los peores crímenes ahora los tengamos de prohombres aspirando a cargos de elección popular y la institucionalidad auspiciando es impunidad, y que por otro lado se esté persiguiendo a quienes le han servido bien a nuestro país”.

Más adelante, Gustavo Gómez, que notó la evasión de Duque, le dijo: “Yo creo que usted está aprendiendo muy bien de Álvaro Uribe el hecho de a veces salirse por la tangente. Porque a Darcy no le contestó si cumpliría el fallo siendo presidente. Y por eso le planteo lo siguiente: mucha gente está diciendo que usted está comenzando a hablar como el expresidente Uribe, el tono de voz, el acento… ¿Por qué?”.

La respuesta de Duque fue del mismo corte de las otras en la entrevista con Caracol Radio.