Las fotos fueron difundidas en redes sociales y en ella se observa al candidato presidencial Iván Duque sobre una tarima, acompañado del expresidente Álvaro Uribe y del dueño de Merkandrea, Alirio Mora Urrea, hoy prófugo de la justicia que lo procesa como presunto testaferro de las Farc.

Pese a que un principio se habló de que posiblemente las fotos podrían hacer parte de un “montaje”, el mismo candidato confirmó, citado por La F.m., que son reales.

Eso sí, dijo que se dieron en medio de un evento (en Santa Librada-Bogotá) desafortunado propio de las correrías de campaña política.

“Ahí salió que en un evento había un señor que es dueño de un supermercado, nosotros estábamos en un evento que es público y se acercó”, destacó Duque.

Igualmente, Duque compartió un video en sus redes sociales en el que dice que si las Farc no entregaron todos sus bienes para reparar a las víctimas “debe implicar que los cabecillas pierdan todos los beneficios y les caiga todo el peso de la ley”.

Como en las fotos también está Uribe junto a Mora Urrea, y el senador hasta posa abrazado con una empleada del supermercado, Noticias Uno buscó a la mujer para preguntarle en qué contexto se dio ese encuentro, ya que el evento de campaña se realizó frente al supermercado Merkandrea un día  antes de que la Fiscalía lo interviniera.

El artículo continúa abajo

“Del evento político no sabíamos, ni mis jefes sabían. Cuando llegamos ya estaba acordonado acá. Igualmente este es un sitio público”, manifestó la mujer, identificada como Mariluz Sanabria.

Sanabria es una de las cajeras del supermercado, y cuando en el noticiero le preguntaron por la supuesta relación de su jefe con los negocios de las Farc, respondió:

“Si este fuera un supermercado de las Farc él no tendría por qué estar saludando ni a Uribe ni al que se va a elegir a la Presidencia”.

La Fiscalía anunció en un comunicado que Alirio Mora Urrea y sus hermanos Norberto, Uriel y Edna Yaneth figuran como propietarios de los supermercados Supercundi, Merkandrea y Mercafusa, y que se “habrían prestado para fungir como dueños de estos supermercados que, en los años noventa, eran propiedad de un empresario cundinamarqués que fue víctima de secuestro”.

Alirio Mora es el único de los cuatro hermanos que no fue capturado y que hoy está prófugo de la justicia, y la Fiscalía, además, dice que “habría estado encargado de entregar a la guerrilla la información necesaria para identificar personas que pudieran ser víctimas de secuestro extorsivo en el centro del país”.