La revista Semana, en una nota de la sección confidenciales, por ejemplo, dice que con Iván Duque creciendo en las encuestas, el futuro de la candidata Marta Lucía Ramírez ya no depende del Partido Conservador, sino de terceros que quieran incidir en el resultado, y entre ellos menciona a Cambio Radical, Partido Liberal, el Polo, los verdes y hasta muchos petristas. Es decir, todo el mundo.

“Los que consideran que la candidata es más fácil de derrotar que ‘el que dijo Uribe’ (Iván Duque) se van a volcar en masa a votar por ella”, dice Semana.

Juan Lozano, en su columna de El Tiempo, dice que “desde ya se anticipan intromisiones, sobre todo de antiuribistas tratando de desinflar a Duque”.

El artículo continúa abajo

Comentarios similares fueron hechos hace algunas semanas por Héctor Riveros, panelista de Blu Radio, quien planteaba qué pasaría si se votara en esa consulta por Alejandro Ordóñez.

Lo que es claro es que son cálculos muy arriesgados.

Tomando en cuenta este último ejercicio, ¿qué tal que por obra de “meterle la mano a la consulta” de la derecha a favor de Ordóñez, este pasara a segunda vuelta con Gustavo Petro?

Es un escenario poco realista, pero Petro y el miedo al castrochavismo podría generar que toda la derecha, Uribe, Vargas Lleras, Marta Lucía y hasta Fajardo, que no acepta ser encasillado, rodeara a Ordóñez.

Otro caso extremo, poco realista, es que los votantes decidan meterle la mano a la consulta de la izquierda para sacar del juego en primera vuelta a Petro y el riesgo del ‘castrochavista’. Es un escenario tan poco probable, y al que no le tiene miedo, que hasta los petristas se podrían concentrar en la consulta de la derecha.

Pero más que Ordóñez, la disputa estará entre Ramírez y Duque. Semana ya había sacado el 15 de febrero un análisis en el que exploraba este caso.

“Duque tendría más apoyo dentro del Centro Democrático, pero como en la consulta puede votar todo el mundo, los antiuribistas están tratando de atajarlo. No solo sectores de izquierda que tengan esas intenciones. También por los lados de Cambio Radical se frotan las manos en el caso de un eventual triunfo de Marta Lucía para que Uribe prefiriera buscar una alianza con Germán Vargas Lleras. Sin embargo, en el círculo al exvicepresidente se menciona que la mejor opción sería el triunfo de Duque, con quien creen que sería más fácil llegar a un acuerdo de adhesión antes de la primera vuelta”, dice Semana, que agrega que hay antecedentes históricos de interferencia en consultas partidistas e interpartidistas.

Noemí Sanín se impuso a Andrés Felipe Arias en el 2010, pero –dice- en la primera vuelta quedó entre las últimas y el millón de votos que la apoyó en la consulta se redujo a la mitad.

Si va a interferir en las consultas, recuerde que viola la Constitución e incurre en lo que se llama doble militancia.