Se ha conocido en las últimas horas que Fajardo ha sido el único candidato que no ha confirmado plenamente su asistencia al debate presidencial de Canal Capital, el próximo martes 8 de mayo.

Fue la única campaña que no mandó a un delegado al desayuno del miércoles, donde se explicó la metodología, como sí lo hicieron Duque, Petro, Vargas Lleras y De la Calle, de manera juiciosa.

Las agendas de todos los candidatos están copadas y eso es verdad de a puño. Sin embargo, ha trascendido que todos, incluido el propio Fajardo, le dijeron a Canal Capital que el día ideal para debatir era el próximo martes 8 de mayo, a las 8:00 p.m.

De forma extraña, sin embargo, Fajardo se empezó a bajar del bus, casi que con miedo de verse en un ‘cara a cara’ con expertos natos en temas de Bogotá, como Petro o Vargas Lleras.

El artículo continúa abajo

Se ha conocido que en la campaña de Fajardo se está viviendo un verdadero infierno en estos días por cuenta del debate de Canal Capital. Nadie sabe qué hacer, ni qué pasará.

Mientras sus asesores paisas se sienten como en una campaña por la Gobernación de Antioquia y le restringen la agenda nacional, los pesos pesados, como su fórmula Claudia López, Angélica Lozano y Manuel Sarmiento, la mano derecha de Jorge Robledo, le están casi que rogando que no haga el oso con Bogotá y vaya al debate y demuestre lo que sabe.

En la mitad está nada más y nada menos que la principal plaza de votos del país, y donde se jalona el voto de opinión, donde supuestamente se mueve Fajardo.

Además, el candidato de los verdes y el Polo tiene hoy un privilegio que cualquiera quisiera tener: el exalcalde Antanas Mockus, el político más querido por todos los bogotanos, es hoy su principal aliado.

¿Será que Fajardo no sabe mucho sobre Bogotá y por eso le huye a plantear propuestas a los problemas de la capital del país? Amanecerá y veremos.