La polémica se inició este domingo, cuando Abad hizo sus afirmaciones sobre el chavismo de Gustavo Petro en El Espectador, utilizando de preámbulo (y como analogía) la reunión de los convencidos de que la Tierra es plana, realizada a finales de abril en Inglaterra.

Abad califica de idiotez de última hora el argumento de Petro de que Chávez haya acentuado la dependencia del petróleo, y él, en cambio, promueve la solar y la eólica.

“Como si una de las banderas de Chávez no hubiera sido, precisamente, acabar con la dependencia del petróleo como único producto de exportación venezolano. Otra cosa es que no lo haya conseguido (como no lo lograría Petro), pero su propuesta era igual de demagógica e ilusoria a la de Petro: convertir a Venezuela, de la noche a la mañana, en un país verde de pequeños productores”, dice Abad.

El artículo continúa abajo

Abad también le cobró a Petro el apoyo a la constituyente de Maduro. Pero los petristas, según Abad, han querido desvirtuar estos nexos y simpatías de su candidato con Chávez, diciendo que “son un invento de la mala prensa, del monopolio de los medios de información, y de una alianza nefasta entre el poder, el gran capital y la oligarquía”.

El contradictor de Abad, Simón Ganitsky, también en El Espectador, cayó redondito (como la Tierra) en la propuesta de analogía e invirtió un excesivo número de párrafos tratando de desbaratar la lógica de argumentación de Abad, y solo dedicó unas palabras a responder la acusación concreta del chavismo de Petro.

“Abad dice que Petro tiene nexos con Chávez porque alguna vez afirmó que admiraba a Chávez. Abad nuevamente niega lo evidente: haber señalado un aspecto de Chávez que uno admira no implica que uno esté de acuerdo con todas sus políticas, o con la particular continuación de ellas que ha hecho Maduro. Así, como señaló la filósofa Luciana Cadahia, lo que está afirmando Abad es, en últimas, la consigna demagoga de que Petro es castrochavista, que el riesgo de que Petro llegue a la presidencia es que convertirá a Colombia en otra Venezuela. Podemos preguntarnos, por tanto, en qué momento Héctor Abad Faciolince se convirtió en repetidor de la doctrina uribista”, dice Ganitsky.

Entre tanto adjetivo y descalificación (una de ellas por haber usado una coma de forma incorrecta), Ganitsky quedó en deuda con su respuesta para desvirtuar los nexos y simpatías de Petro con Chávez.