Luego de interponer la queja ante esta organización, Gustavo Petro aprovechará su viaje a Washington para acudir también a representantes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), según informó su campaña en un comunicado, que recoge W Radio.

El objetivo de Petro es buscar ayuda internacional para que a través de esta presión su caso sea investigado y resuelto por las autoridades colombianas, pues hasta el momento la Fiscalía ha dicho que la camioneta en la que se transportaba el candidato no fue atacada con arma de fuego, como insisten desde la campaña.

“Un estudio por parte de peritos balísticos de Cúcuta permite conceptuar que las huellas de violencia que presenta este vehículo no corresponden a impactos producidos por proyectiles disparados por arma de fuego”, explicó el director del CTI, general (r) Luis Alberto Pérez.

El ente investigador también da por hecho que los impactos en la camioneta fueron generados por otros elementos, entre ellos piedras.

El artículo continúa abajo

Pero Petro desconfía de esta versión pues según dijo en entrevista con W Radio lo que hubo en Cúcuta fue un “atentado” en su contra, ya que a su juicio una piedra no rompería de esa forma el blindaje de la camioneta.

Además, señaló en la emisora que hay policías que tendrían que ver con el ataque del viernes pasado.

“Hubo integrantes de la Policía que participaron”, afirmó, pero aclaró que son integrantes que presuntamente están en la nómina del exalcalde de esa ciudad Ramiro Suárez Corzo, y que no está acusando a la institución.