Germán Vargas Lleras enfrentó así las preguntas ‘incómodas’ de las periodistas Juanita León, del portal La Silla Vacía, y Diana Calderón, de Caracol.
A Léon, un Vargas Lleras sin respuestas, terminó atacándola: “Yo conozco su filiación política sus afinidades”.

El candidato fue el primero de una serie de entrevistas llamadas ‘Los candidatos a fondo’, hechas por Red + Noticias, La Silla Vacía y Hora 20 de Caracol radio.

Germán Vargas Lleras se vio a gatas para responder por figuras con nombre propio cercanas a su campaña.

“¿Por qué una persona que trabajó con Galán, que se ufana, con razón, de no haber tenido ningún acto de corrupción en su paso por lo público, por qué no le importa aliarse con casas condenadas?”, preguntó León tras afirmar que Vargas Lleras está aliado con varios caciques condenados por corrupción o por alianza con los paramilitares.

Vargas Lleras respondió con el libreto en la mano, diciendo que ha sido el colombiano que ha tenido bajo su responsabilidad el mayor monto en las inversiones, que estableció nuevas prácticas en las modalidades de contratación, usó la repetida frase de que “soy el autor de más formidable arsenal de instrumentos contra la corrupción”, las 42 leyes que dejó como legislador, y más.

La periodista reiteró la pregunta y el candidato volvió a responder con lo obvio: “yo creo en el principio de la buena fe y la presunción de inocencia. Ninguna persona que ha sido condenada está en mi campaña, no quiero una persona condenada a mi lado”, dijo.

El artículo continúa abajo

Fue entonces cuando Juanita León le informó de una reunión que sostuvo la semana pasada Alfonso Pineda, gerente de campaña de Vargas en Córdoba, con el hermano de Ñoño Elías, con Julio Manzur (investigado por parapolítica), Titi Burgos, representante de Zulema Jattin y Carlos Gómez, excandidato de Cambio Radical con apoyo del ‘Indio’ Pedro Pestana.

Esta pregunta rompió la entrevista predecible, no solo por los periodistas, sino por la cantidad de lugares comunes y repetidos en que cayó Vargas Lleras. Diana Calderón interrumpió con otra pregunta en la que detalló el número de miembros en Cambio Radical condenados, sancionados, destituidos e investigados por diversos delitos relacionados con corrupción o ‘parapolítica’, entre otros.

Visiblemente molesto, Vargas Lleras respondió sobre Kiko Gómez, sobre Álvaro Cruz y empezó a poner el tema de la corrupción como problema generalizado. “Desconocía esa reunión” dijo, y agregó: “yo concibo el fenómeno de la corrupción en Colombia como un fenómeno que ha penetrado todas las organizaciones y partidos políticos, también le podría leer todos los pecados del partido Liberal desde los años 80 y del Conservador”, afirmó.

Cuando le dijeron que respondiera por su partido llegó el momento más álgido de la entrevista: “Yo respondo por mí, y yo no he permitido nunca que ningún corrupto esté a mi lado… yo no tengo por qué responder por una reunión a la que no asistí y de la cual no tenía ningún conocimiento”, declaró Vargas Lleras.

Si bien el candidato tiene razón en que ninguna de las personas mencionadas por las periodistas, vinculadas a su campaña, ha sido condenada, fue tanta la tensión por las preguntas sobre estos personajes cuestionados que Diana Calderón terminó el programa haciendo una pregunta sobre esta misma entrevista.

“¿Las preguntas que no le gustan son para usted consideradas como un ataque, o son para usted el legítimo derecho del periodista a preguntar?”
A pesar de su temperamento, Vargas Lleras no parece ser el funcionario que se va contra la prensa o de los que atacan a los compañeros que “no cuidan sus comunicaciones”. Respondió, eso sí, con el libreto, diciendo que es patrocinador de la libertad de prensa, que es uno de los valores democráticos que hay que cuidar como la autonomía de la justicia, y más ideas loables. “Lo que pasa es que por supuesto siempre hay preguntas críticas, preguntas amables, siempre hay preguntas cómodas, algunas no lo son tanto”, concluyó.