Fueron más de 8 puestos electorales en todo el país los que se quedaron sin tarjetones sobre el mediodía. Incluso, fue necesario que se sacaran fotocopias (con firmas de los jurados) para poder garantizar el voto en las consultas para los partidos de izquierda y derecha en el país.

Frente a esto, tanto la Procuraduría como la Fiscalía anunciaron la apertura de investigaciones, entre otras cosas, para que este hecho, calificado como un escándalo electoral, no se quede sin responsables.

“La Procuraduría General de la Nación abrió indagación preliminar contra funcionarios de la Registraduría Nacional del Estado Civil por establecer, por una presunta falta de planeación en la distribución de tarjetones para participar en las consultas interpartidistas”, aseguró la Procuraduría en un comunicado.

El artículo continúa abajo

Anunció, además, que se indagará si existía y fue aplicado un plan de contingencia como lo previó la Circular 034 del 19 de febrero de 2018 de la Registraduría, que avaló el uso de fotocopias en caso de agotarse los tarjetones.

“En caso de la utilización de tarjetas electorales en fotocopias debe procederse así: los jurados de votación de la mesa recibirán del Delegado de Puesto la tarjeta electoral en fotocopia y procederán a firmarla en el reverso de la misma (no en el anverso ya que podría anular el voto), y se encargarán de verificar que al momento de introducir la tarjeta electoral en la urna la firma corresponda, todo lo anterior sin violar el derecho del secreto al voto”, señala el reglamento.

La Fiscalía, por su parte, anunció vía Twitter que se abrió una investigación por los mimos hechos.

“Para establecer si ha habido una conducta relevante desde el punto de vista penal; fiscales adelantan actos urgentes por las denuncias recibidas”, señaló el ente acusador.