“En Colombia hay cerca de 500.000 maestras y maestros en el sistema escolar y el hecho de que algunas personas en Fecode [la organización de maestros más grande del país] no me apoye, no quiere decir… Esa maestra que me está escuchando en este momento, tenga la certeza de que va a votar por mí”, dijo Sergio Fajardo en Caracol Radio.

“Una cosa es la organización sindical, que también tienen derecho a apoyar a quienes quieran… Yo soy parte de una política que dice: usted no tiene que estar donde no quiere estar, como principio básico, y por eso podemos apelar a la ciudadanía; a todos los partidos de todos los sectores pueden estar con nosotros”, agregó.

Y continuó: “Yo le cuento: yo fui alcalde de Medellín y Gobernador de Antioquia, y nunca el sindicato, allá en Medellín y en Antioquia, me apoyó a mí. Pero tenga la certeza que el mundo de la educación, las maestras y los maestros que se sienten orgullosos de que sea un profesor el que va a llegar a la presidencia de la república”.

Para sustentar su idea, recordó lo que ocurrió en las elecciones del 2010: “Nos enfrentamos con Antanas Mockus como nuestro candidato presidencial; yo era el candidato a la vicepresidencia, y la forma como el candidato de Uribe, Juan Manuel Santos, se refería a Antanas Mockus era ‘profesor Mockus’. Pero eso no era por respeto o admiración, sino era una forma deliberada de darle una connotación más baja en nuestra sociedad. Y hoy yo estoy reivindicando, y esta Colombia ha cambiado enormemente, la condición de profesor”.

El artículo continúa abajo

“Porque una sociedad que se respete tiene a los profesores, a las maestras y maestros, y utilizo la expresión de esa manera, como las personas más importantes de la sociedad. Entonces, el sindicato puede tomar diferentes posiciones. Pero tengan la certeza que la dignidad de maestras y maestros la represento yo. Y es un orgullo la forma como lo hacemos, y van a votar por mí masivamente. Algunas personas votarán por otra persona. No hay ningún problema”.

También recordó que vivió durante muchos años en Bogotá y después regresó a Medellín a hacer política, y que al principio le decían “profesor bogotano”. “Esa era la forma como me calificaban: ‘profesor’ para bajarme de categoría, porque eso ha sido lo habitual en este país. Me enfrentaba a un gerente. Entonces, era gerente paisa contra ‘profesor bogotano’.